¿Cómo desarrollar una campaña efectiva de email marketing?

 ¿Cómo desarrollar una campaña efectiva de email marketing?

El email marketing es uno de los recursos más poderosos que existen en la actualidad para vender. La principal razón es que son los propios usuarios los que deciden formar parte de una lista de correo, por lo que estarán más dispuestos a ver qué es lo que se les va a contar en cada email. Por supuesto, esto solo tendrá efectividad cuando se trabaja con una estrategia.

La explotación del email marketing en los últimos tiempos avanza a pasos agigantados. Cada vez son más los dueños de negocios que se dan cuenta de las potencialidades que tiene esta estrategia y de los beneficios que les puede generar cuando la utilizan con sabiduría.

Lo primero para trabajar en esta materia, es definir que es un proveedor de correo electronico y la diferencia que existe con una herramienta de envíos masivos, ya que en ello está la base para comprender todo lo que sigue. Se tratan de empresas que tienen los recursos necesarios para permitir la creación de una cuenta de correo, que facilitan el envío y recepción de correos electrónicos. El problema es que no se puede trabajar con correos masivos.

Para una campaña de email marketing es indispensable que se tenga disponible una cuenta en un proveedor de correos masivos. En la actualidad, existen empresas que ofrecen una determinada cantidad de usuarios de forma gratuita, por lo que incluso se puede iniciar el proceso sin pagar ni un solo euro.

La definición de objetivos

Como ocurre con todas las estrategias de marketing, la definición inicial de objetivos servirá como brújula para determinar de qué forma abordar la campaña de email marketing. Es muy importante que estos objetivos tengan bien definido el resultado medible a obtener y el tiempo en el que se espera cumplir.

Además, definir un objetivo principal en 3 o 4 secundarios ayudará a plantear con más claridad la ruta a seguir para conseguir que el principal se cumpla en el período de tiempo establecido.

Planificar la estrategia

La estrategia de email marketing definirá cuáles son las acciones a tomar para el cumplimiento del objetivo. Estas estrategias tienen un carácter muy específico y deben ser posibles de cumplir en el tiempo estimado para cada objetivo.

Merece la pena definir en la estrategia de qué forma se enviarán los contenidos, las fechas, los formatos, entre otros. Eso permitirá que toda la información se vaya ordenando y que se ajusten las ideas que puedan no concordar muy bien con los objetivos previamente planteados.

Por ejemplo, una campaña de venta de un determinado producto puede incluir el envío de correos con información clave, otro con un vídeo testimonial, otro correo donde se respondan preguntas frecuentes tipo texto, entre otros.

Al tener bien establecido todo lo anterior, lo que quedará será crear un calendario donde se vea de forma más visual dicha información y los responsables de poner en práctica la campaña tengan mayor facilidad para cumplir con cada fase.

Contar con una herramienta de email marketing

Los correos se pueden enviar sin problemas desde un procesador de correo electrónico, como Gmail. El problema está en que esta modalidad solo permite enviar una cantidad determinada de emails, lo cual es poco práctico cuando se busca impactar a una gran cantidad de personas. Otro detalle muy importante es que será imposible contar con estadísticas de medición que pueden ser tan útiles a la hora de valorar si lo que se está haciendo va por buen camino.

Si la idea es mandar mails masivos, en el mercado existen muchas empresas que ofrecen estas funciones con precios bajos. En realidad, es posible comenzar sin pagar nada, porque son capaces de ofrecer la gestión de 20 mil contactos y enviar hasta 80 mil correos en un mes.

Hay que tener en cuenta que la herramienta de email marketing es justamente lo que utilizan los emprendedores de esta época para realizar el envío de las conocidas newsletters, enviar promociones, ofertas y descuentos, o monitorizar la tasa de apertura, entre otros.

El poder de las newsletters

Si se pudiera mencionar un solo aspecto clave de una campaña de email marketing, es casi seguro que las newsletters serían las ganadoras. Este correo, que se envía a todos los miembros de una determinada lista de suscriptores con una cierta frecuencia (a veces semanal, quincenal o mensual), es la ventana de encuentro más próxima entre la empresa y el cliente.

A través de una newsletter, la empresa tiene la facilidad de contarle al potencial cliente todo tipo de noticias, situaciones acontecidas, historias, entre otros. Bien trabajadas, las newsletters pueden gozar del aprecio del receptor, quien sin lugar a dudas, estará ansioso de ver y leer el próximo correo.

En la redacción de la newsletter es importante tener en cuenta:

●Que cuente con un título llamativo, que «obligue» al receptor a abrirlo y revisarlo.

●Que el contenido sea atrayente, con un diseño limpio, simple y fácil de leer.

●Que incluya llamadas a la acción, asociadas a la ejecución de las estrategias que hemos revisado más arriba.

Revisar y medir

Ya para finalizar la campaña de email marketing, es indispensable apropiarse de los números y estudiar cuáles fueron los correos que mejores resultados arrojaron y cuáles no. De esta manera, será posible establecer ciertos patrones entre el comportamiento de los receptores y potenciar en una próxima campaña los aspectos que mejor funcionaron.

Las estadísticas que las empresas proveedoras de mails masivos ofrecen son indispensables en todo esto, porque muestran los números justos en los que puede hacer falta enfocarse para potenciar los resultados.

Es importante, sobre todo, prestar atención a las métricas que señalan:

●El aumento de suscriptores.

●La cantidad de personas que se dieron de baja.

●La tasa de apertura.

●La tasa de clics en los enlaces que se hayan incluido.

Es interesante, en el caso de las personas que se dan de baja, estudiar si las mismas ocurren con un ritmo constante o se evidenció un aumento de bajas importante después de enviar un correo específico. Conocer esto podría aportar las soluciones para tener muy claro qué se debe y qué no se debe hacer.

Fuente/ Ideal.

Valentina Barbieri Madero