La guerra de Ucrania dispara un 30% los sueldos de los expertos en ciberseguridad

 La guerra de Ucrania dispara un 30% los sueldos de los expertos en ciberseguridad

El incremento de los ciberataques ha provocado una alta demanda de este tipo de perfiles

La guerra de Ucrania ha generado una burbuja alrededor del sector de la ciberseguridad, que ha visto cómo se ha disparado hasta un 30% el salario para este tipo de perfiles, tal y como ha confirmado Vozpópuli con fuentes del sector conocedoras de esta situación.

El incremento de los ciberataques tras el inicio de la invasión de Ucrania ha llevado consigo una mayor preocupación en este aspecto por parte de empresas y administraciones públicas, que ahora refuerzan sus áreas de ciberseguridad con profesionales especializados.

«Un perfil de Nivel 1, cuyo salario podía rondar entre los 20.000 y los 25.000 euros al año, es tentado con sueldos de entre 30.000 y 35.000 euros. Es una situación que también sucede con otros perfiles mucho más especializados. Hablamos de subidas de entre un 30% y un 50%», explican fuentes no oficiales de un operador de telecomunicaciones con división de ciberseguridad.

El sector de la ciberseguridad ya sufría antes de la guerra de una gran escasez de profesionales

El aumento de los salarios coincide con una situación de recrudecimiento de las amenazas en el ciberespacio. “Como consecuencia del conflicto de Ucrania se han incrementado a lo lardo de los últimos meses los ciberataques dirigidos a empresas privadas de todo tipo e instituciones del sector público en Europa. Como consecuencia de este incremento existe un auge en la búsqueda de perfiles profesionales relacionados con la ciberseguridad que, efectivamente, está generando un alza notable en los salarios al tratarse de un sector en el que ya previamente existía escasez de profesionales», explica Miguel López, Director General de Barracuda Networks.

El directivo añade que «parece que la necesidad de blindarse frente a ataques empieza a ser percibida cada vez con mas claridad por los actores económicos y políticos y, aunque aún nos falta camino por recorrer, lo cierto es que poca gente discute ya hoy en día la necesidad de incrementar los presupuestos públicos y privados destinados a herramientas y personal enfocado a la ciberseguridad.”

El objetivo final de estos ataques es, por supuesto, causar el mayor destrozo posible en el entorno atacado y

«si bien es cierto que su foco ha sido Ucrania y países limítrofes, el incremento de este tipo de ataques se ha apreciado en toda Europa y EU»

asegura López, de Barracuda Networks.

Reforzar la ciberseguridad

Desde Barracuda Networks reconocen, además, haber apreciado un incremento muy notable de los ataques de malware que solo buscan la destrucción -no el pago de rescate- de la mayor cantidad posible de información de la red de la víctima y provocar así daños operativos que pueden llegar a imposibilitar la continuidad del servicio o actividad prestado por dicha empresa u organismo público.

«El conflicto en Ucrania ha aumentado el nivel de ciberamenazas entre los agentes de los estados-nación implicados en la crisis, por lo que las empresas se enfrentan a mayores riesgos cibernéticos. El aumento de los ataques e incidentes se ha limitado principalmente a Ucrania. El motivo por el que Rusia no ha hecho (todavía) un uso más generalizado de la ciberofensiva, especialmente contra Occidente, sigue sin estar claro y han surgido diferentes teorías. Pero las empresas y las entidades gubernamentales de Occidente no deben caer en la complacencia y mantener sus posiciones cibernéticas en consonancia con el mayor nivel de ciberamenazas», explica Pablo Escutia, socio de la consultora Kearney en España.

Por su parte, el Instituto de Desarrollo Asegurador ha detectado un aumento exponencial de los ciberataques desde que comenzó la invasión de Ucrania. En concreto, el riesgo por parte de empresas y administraciones públicas se ha triplicado desde el inicio de la invasión del país por parte de Rusia.

«Los hackers parecen más activos que nunca y también el aumento de los delitos contra las empresas: robo, secuestro y troyanos para reclamar rescates a las grandes corporaciones y a miles de pymes, dispuestas a pagar para evitar sanciones y daños reputacionales», explican desde el organismo.

Fuente/ Vozpopuli.

Valentina Barbieri Madero