Todas las modas vuelven, y la publicidad no hace caso omiso al refrán.

 Todas las modas vuelven, y la publicidad no hace caso omiso al refrán.

Qué todas las modas vuelven es un conocido y sabio refrán en nuestra cultura, y la publicidad tradicional no hace caso omiso.

En las últimas decadas, esta disciplina se ha visto profundamente atravesada por la tecnología , lo cuál ha sido sin dudas uno de los grandes motores para su crecimiento y transformación: la aparición de las cookies, la inteligencia artificial, y todos los avances en materia software de los últimos tiempos la han llevado a su digitalización.

La publicidad digital va en aumento: según un informe publicado por GroupM ha registrado un 64,4% del porcentaje total de publicidad en el mundo, contra el 60,5% que alcanzaba en 2020, ocupando la Argentina el top 3 de países en América Latina con mayor incremento en la actividad.

Sin embargo, y aunque se hable de la caída de usuarios en la TV y medios masivos tradicionales, algunas marcas están optando por llevar sus estrategias a lo viejo y confiable. ¿Razones e indicios? hay muchos, veamos algunos de ellos.

La sobre-saturación en el ámbito digital :

El crecimiento exponencial y veloz de la publicidad digital y las bajas barreras de entrada que existían en un inicio , han llevado a un nivel de competencia dónde posicionarse se ha vuelto costoso para las marcas en dinero y tiempo. Esto afecta principalmente a las PYMES, ya qué las grandes corporaciones cuentan con un presupuesto global que, tiene a su vez alcance a nivel global.

Muchos anunciantes, están encontrando hoy un” océano azul ” en medios tradicionales que venían olvidados, ya sea reinventándose como en el caso de los streamers que están adaptando su contenido para el formato TV; o bien aprovechando los pocos consumidores que están presentes en estos canales. Resulta menos desafiante captar su atención.

Las tasas de engagement en medios de tradición son mejores :

Algunos estudios postulan que los canales tradicionales (en particular la televisión, la radio y la prensa) superan en eficacia a los canales digitales en términos de alcance, atención y engagement si nos atenemos a su coste.

Además, hay que tener en cuenta la reticencia del consumidor a la publicidad en sí; hoy el bombardeo de acciones publicitarias como spots, ventanas emergentes han generado interrupciones e incomodidades en la experiencia del usuario en la web, lo que hace que la tasa de rebote aumente.

Las personas confían más en la publicidad tradicional y en los podcasts:

Según MarketingSherpa, las cinco fórmulas publicitarias que cuentan con más credibilidad son : la publicidad impresa (82%), la publicidad televisiva (80%), la publicidad directa (76%) y la publicidad en la radio (71%). 

Por otro lado, el formato podcast ; por sus características lo convierten en un medio que establece una relación amena y cercana con su público; contando con a una mayor credibilidad a la hora de publicitar una marca a través de sus presentadores con quienes crean un vínculo de fidelidad que favorece al engagement de manera indirecta.

El fin de las cookies para 2023 ha obligado a la publicidad y las marcas a replantear sus maneras de hacerse visibles:

Lo que hasta ahora se venía dando, con el nuevo anuncio de Google; tendrá su fin en 2023.

La facilidad de acceso a los deseos y movimientos de los internautas ya no serán un servicio a la carta; por lo menos por el momento.

Ante esta situación, se vuelve imprescindible para las empresas elaborar respuestas y anticiparse al cambio; a recurrir a estrategias de segmentación tradicionales y mucho más específicas para poder ganarse no solo los ojos del consumidor sino también su fidelidad y confianza en un escenario altamente competitivo.

La credibilidad de los anunciantes se ha fragmentado:

Los mismos anunciantes se han mostrado escépticos en relación con el retorno de las inversiones puestas en los medios virtuales.Esto se debe a que gran parte de las plataformas digitales controlan simultáneamente el inventario publicitario y la medición de la eficacia del mismo.

Conclusión. ¿ QUÉ OPCIÓN HEMOS DE QUEDARNOS?

La presencia de la publicidad en los medios digitales se encuentra en plenitud , y al mismo tiempo ese mundo digital cambia a cada segundo. Las agencias y empresas del mundo se ven teñidas por la incertidumbre y

aunque existen muchas herramientas tecnológicas para predecir el futuro; el consumidor es el gran impredecible y protagonista para muchas de ellas

. Por lo cuál , no hemos de descartar alguna de las dos opciones; si no más bien estar atentos como marketers y marcas a los cambios que se manifiestan de voz del cliente y servirnos de los medios integrando ambas partes de manera creativa y adecuada al sector en que nos encontremos.

Fuente/ elaboración propia.

Valentina Barbieri Madero